Saltar al contenido

¿Qué es un disco duro externo WIFI?

Vivimos en una era en la que tenemos tanta información en nuestros dispositivos móviles y en nuestro ordenador de sobremesa que llega un punto en que la capacidad de almacenamiento de éstos nos resulta ineficiente para guardar en sitio seguro todo lo que no deseamos “olvidar”. Para ello, contar con un disco duro externo wifi es una excelente opción.

Este dispositivo nos permite guardar todo lo que nos interese (siempre dependiendo el tamaño del mismo) y compartirlo con todos nuestros dispositivos de una forma sencilla. Hasta ahora este tipo de discos solían alimentarse a través USB o, en el caso de algunos dispositivos de Apple con la conexión conocida como Thunderbolt. Los nuevos discos duros WIFI nos ayudan a olvidarnos de los cables y compartir nuestra información del disco con cualquier dispositivo que tengamos en la casa de una forma fácil y cómoda.

Qué es un disco duro externo

Antes de pasar a resaltar las virtudes de los discos duros WIFI debemos hacer un pequeño paréntesis para explicar qué es un disco duro externo y cuáles son sus características.

Es muy normal hoy en día que nos quedemos sin espacio en nuestros dispositivos electrónicos; y es que solemos guardar una cantidad descomunal de contenido en diversos formatos: textos, vídeos, imágenes y programas que van comiéndonos todo el espacio del que disponíamos.

Entre ellos los que nos ocupan más almacenamiento son los vídeos; debemos tener en cuenta que la calidad de los vídeos actuales es superior a la que utilizábamos hace unos años, y esto los vuelve más pesados. Sin embargo, para el engorroso problema de la falta de espacio existe una solución: comprar un disco duro WIFI.

Un disco duro externo, como su nombre indica, es un dispositivo de almacenamiento magnético que se encuentra fuera del ordenador o el dispositivo desde el cual desea utilizarse. Se une con dicho dispositivo a través de una conexión por cable, permitiéndonos almacenar una gran cantidad de información y visualizarla sin utilizar el disco duro de nuestros respectivos aparatos.

Hasta ahora la forma en la que se conectaban estos discos duros externos con nuestros dispositivos era a través de un cable USB (2.0 o 3.0). El inconveniente es que para ello el disco duro tenía que estar ubicado cerca del aparato desde el cual deseábamos ingresar a él y sólo podía utilizarse desde un dispositivo por vez. Los discos duros WIFI vienen a solucionar ambos problemas, ofreciendo una experiencia cómoda y diversa para los usuarios de este tipo de discos duros externos.

Los tipos de conexiones que permiten los discos duros externos pueden ser por cable (a través de la entrada USB, el puerto de red LAN RJ45, el conector eSata o el puerto FireWire.) o Inalámbricos (a través de WirelessG o WIFI). Cada uno de ellos tiene sus ventajas, no obstante si me dejas recomendarte uno, te invito a decantarte por los discos duros WIFI ya que son los que a partir de ahora se empiezan a vender en países como Estados Unidos, y en un tiempo reemplazarán por completos a los discos duros externos por cable que pasarán a quedarse obsoletos.

Tipos de discos duros externos

Los discos duros externos pueden dividirse, a su vez, en varios grupos, dependiendo del uso que vaya a hacerse de ellos; es decir del tipo de dispositivos desde los que se desea acceder.

  • Discos duros portátiles. Se caracterizan por tener un tamaño reducido (no superan las 6,35 cm / 2,5 pulgadas) y una arquitectura fuerte que los protege de golpes y sacudidas debido que han sido diseñados para ser transportados fácilmente de un lugar a otro. Suelen conectarse a través de USB 2.0/ USB 3.0 o eSATA y poseer una capacidad de almacenamiento que puede ir desde los 60 Gigabytes (GB) hasta los 2 Terabytes (TB), dependiendo el modelo.
  • Discos duros de escritorio. Poseen un tamaño más reducido que los portátiles (suelen rondar las 8,89cm / 3,5 pulgadas) y vienen acompañados de una estructura de un material sólido sobre la cual se apoya el disco para evitar que se caiga. Estos discos suelen utilizarse en las casas para conectar a ordenadores de sobremesa o televisores y lo hacen a través de las conexiones USB 2.0/USB 3.0, FireWire, eSATA, LAN RJ45 1 Gb o WirelessG. En lo que respecta a sus capacidades de almacenamiento dependen mucho del modelo, aunque los que poseen más capacidad de almacenamiento llegan a 12 Terabytes.
  • Mini Discos externos. Son dispositivos de almacenamiento muy pequeños (no suelen superar los 4,5 cm / 1,64 pulgadas); se utilizan de forma similar a la memoria USB pero tienen la ventaja de contar con una mayor capacidad de almacenamiento. Se conecta al ordenador a través del puerto USB y puede tener una capacidad que fluctúe entre los 16 GB hasta los 32 GB.

Las ventajas de tener un disco duro externo WIFI

Muchas personas creen que contar con un disco externo no es relevante y prefieren comprar ordenadores y teléfonos que vengan con una gran capacidad de almacenamiento; sin embargo, debes saber que esta decisión no es del todo aconsejable.

Si tienes tus archivos todos en un mismo disco duro, en el caso de que te ocurra algo con tu ordenador o el dispositivo donde los tengas guardados puedes perder parte, sino toda, la información almacenada durante el tiempo de vida de dicho artilugio. Por eso, contar con un disco duro puede ser una excelente alternativa para evitarte semejante problema.

Tener una copia de seguridad de nuestros archivos es fundamental; para ello podemos valernos de un disco duro o del almacenamiento en la nube o cloud (que, en el fondo también se graba en un disco duro, en el servidor que utilice tu proveedor de dicho servicio). ¿Es conveniente guardar nuestro contenido en la nube? Esta pregunta siempre aparece a la hora de resolver dónde guardar nuestras carpetas. Es conveniente aclarar que, si bien las posibilidades de que nos dupliquen el contenido, de que los hackers puedan meterse en nuestra cuenta y hurgar en nuestras carpetas es bastante difícil, a veces sucede.

Y si el contenido que tienes es de una privacidad extrema (si se trata de un proyecto en el que trabajas desde hace tiempo en secreto y no quieres que alguien te lo plagie, por ejemplo), lo ideal es que te decantes por un disco duro externo, ya sea por cable o WIFI que guardes en tu casa.

De todas formas, lo ideal es dividir la información y decidir qué guardar en la nube y qué en un disco duro externo: así podrás ahorrarte espacio en el disco para guardar aquello que es prioritario para ti. De todas formas debes saber que la información se almacena con un cifrado de datos (código encriptado) lo que vuelve difícil la tarea para los hackers: es un servicio pensado especialmente para empresas y que da muy buenos resultados.

Cuando guardas tu contenido en la nube las copias se hacen desde tu ordenador a un servicio remoto de backup online. Lo cómodo de este tipo de servicios es que no necesitas preocuparte por guardar tu contenido cada cierto tiempo; todos los días aquello que hayas modificado en el documento se grabará de forma automática en tu alojamiento en la nube. También este servicio vuelve muy fácil el acceder a versiones anteriores y recuperar los datos en cuestión de segundos.

Pero, como te decíamos también tiene sus desventajas; después de todo, estás dejando tu información en un servidor externo y cualquier fallo que sufra este en su seguridad pondrá en peligro tus datos. Por lo tanto, si prefieres hacer las cosas con cautela y no sufrir sobresaltos desagradables, lo ideal es que compres un disco duro externo. Así que, si eres de los que en lugar de meterse en una caja de ahorros guardan su dinero bajo el colchón, un disco duro externo WIFI es el producto ideal para ti.

Con un disco duro externo wifi tendrás una herramienta fabulosa para almacenar tu contenido de forma sencilla y sin correr el riesgo de perder tu información. Puedes hacer el backup de tus carpetas de forma fácil y, además, llevarlo a donde quieras sin depender de una compañía externa y sin tener que irte con tu ordenador a todos lados.

Si estás a punto de comprar un disco duro externo, te recomendamos que tengas en cuenta los discos duros WIFI cuyas prestaciones son más ventajosas que la de los discos duros externos por cable y te ofrecerán una experiencia más confortable que el resto de los discos duros al no requerir de un cable para conectarse a tus diversos dispositivos.

Propiedades de un disco duro WIFI

Y ahora pasemos a hablar de las propiedades de los discos duros WIFI; y sobre qué es lo que los vuelve tan maravillosos en comparación a sus antecesores.

Los discos duros WIFI son, al igual que los otros discos duros, dispositivos de almacenamiento que se unen a los dispositivos de forma externa y de forma inalámbrica. Se caracterizan por ser autosuficientes (se alimentan por sí solos: tienen una batería que deberás cargar cuando se agote que les permite funcionar sin robar energía al dispositivo con el que los conectes). El objetivo de desarrollar este tipo de disco responde al deseo de eliminar la necesidad de cables y ofrecernos una experiencia mucho más confortable.

Una de las principales ventajas de estos discos es que no es necesario que estén conectados a Internet para funcionar ya que emiten una señal WIFI que es detectada por el dispositivo con el que deseemos unirlos, así que, de una forma totalmente eficiente y sencilla podemos acceder a todo el contenido que tengamos guardado en el disco utilizando para ello el o los dispositivos que escojamos.

Tipos de discos duros WIFI

Dentro de los discos duros WIFI podemos encontrar diferentes tipos. Aquí te presentamos los más populares y sus principales características.

  • Discos duros multimedia: son discos que se conectan de forma inalámbrica y que, además, traen un procesador que les permite ofrecer una experiencia mucho más completa; es decir, no sólo sirven para almacenar sino también a reproducir el contenido. Traen también un navegador a través del cual podemos acceder al contenido en Internet y visualizar vídeo en streaming y todo lo que se nos ocurra.
  • Discos duros WIFI: son discos de almacenamiento exclusivamente. Se utilizan para compartir archivos entre distintos dispositivos pudiendo acceder a ellos al mismo tiempo; para funcionar requieren de un sistema operativo que sea compatible con ellos y un dispositivo capaz de tomar el contenido y traducirlo para poder mostrarlo en la pantalla en la que se desea visualizar o un reproductor capaz de leer el contenido.

Dispositivos que pueden conectarse a un disco duro WIFI

Los discos duros WIFI pueden conectarse desde dispositivos portátiles (tabletas, consolas portátiles, teléfonos, laptops, notebooks y lectores de libros digitales) y también desde aparatos caseros (consolas, ordenadores de sobremesa, televisores); el único requisito es que estos artilugios tengan conexión WIFI del tipo de la que permite el disco duro que has adquirido.

Entre los mayores beneficios que ofrece un disco duro de estas características cabe resaltar la posibilidad de acceder a tu contenido con una flexibilidad nunca experimentada; pudiendo conectarte en el disco duro desde más de un dispositivo a la vez. ¿A que no te lo esperabas?

Por otro lado, debes saber que estos discos no son excesivamente caros y, teniendo en cuenta sus prestaciones, resultan quizá más económicos que el resto de los discos duros externos.

Como podrás comprobarlo, al comprar un disco duro externo WIFI muchísimas cosas mejorarán en tu vida. Podrás mantener a salvo tus proyectos personales, los vídeos de las vacaciones con tus amigos, las fotografías de tu último viaje y todo lo que se te ocurra. Así, ante cualquier imprevisto o avería que pudiera sufrir alguno de tus dispositivos electrónicos (ordenadores, consolas, teléfonos) no sucedería nada. Bueno, sí, no es agradable que se nos estropeen los aparatos; lo que queremos decir es que este problema no significará la pérdida de ese bagaje que consideras parte importante de tu vida.

Sólo queda recordarte que si estás pensando en hacerte con un dispositivo de almacenamiento externo decantarte por un disco duro WIFI es una excelente idea; podrás no sólo guardar tu contenido sino acceder a él desde cualquier dispositivo sin tener para ello que enchufarlo; y recuerda que puedes mantener conectados a estos discos hasta ocho dispositivos. ¿No te parece una compra maravillosa?